Logo
Idea principal

Los criterios ESG están redefiniendo el desarrollo de las empresas para que adopten una visión más sostenible con la sociedad y el medioambiente. En el caso del sector retail, un sector que está adoptando un enfoque más sostenible y respetuoso con el entorno que nos rodea, la inversión en prácticas sostenibles en la gestión de suministros se alza como una de las claves para la eficiencia energética, haciendo de este sector uno más verde y competitivo.

El sector retail está adoptando un enfoque más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. La creciente conciencia ambiental y social de los consumidores está llevando a una transformación significativa en este sector, en donde las empresas están implementando medidas sostenibles para reducir su huella ecológica no solo en su cadena de suministro, sino también en el consumo energético y de agua.

Además, esta tendencia no solo responde a las regulaciones gubernamentales y las demandas de los consumidores, sino que se percibe como una ventaja competitiva en un sector que es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Implementar criterios ESG beneficia al medio ambiente y a la sociedad. Asimismo, puede mejorar la reputación de una empresa, reducir costes y atraer a inversores responsables. Es una forma de asegurar que una empresa además de ser rentable, sea sostenible a largo plazo.

En este artículo, exploramos cómo la gestión eficiente de los suministros básicos – luz, agua y gas – además de contribuir a la reducción de costes, juega un papel crucial en el cumplimiento de los criterios ESG y en la construcción de una imagen de marca más sólida y atractiva para los consumidores conscientes.

¿Por qué los criterios ESG son esenciales para el retail?

ESG son las siglas en inglés de Environmental, Social and Governance, que en español se traduce como Ambiental, Social y de Gobernanza. Estos criterios se utilizan para medir la sostenibilidad y el impacto ético de una empresa.

Dentro de los criterios ambientales, se aborda cómo una empresa maneja los recursos naturales, su impacto en el medio ambiente y sus prácticas de sostenibilidad.

Los criterios sociales se enfocan en las relaciones de la empresa con sus empleados, proveedores, clientes y la comunidad en general. 

Y finalmente, los criterios de gobernanza evalúan cómo se administra la empresa, su estructura de liderazgo, auditorías, controles internos y derechos de los accionistas.

Para el sector retail, adoptar prácticas ESG sólidas es esencial por varias razones:

  1. Expectativas del consumidor: Los consumidores españoles están cada vez más preocupados por el impacto ambiental y social de sus compras. Prefieren marcas que demuestren un compromiso genuino con la sostenibilidad.
  2. Ventaja competitiva: Las empresas que lideran en ESG atraen a más clientes, inversores y talento.
  3. Cumplimiento normativo: La legislación española y europea está impulsando la adopción de prácticas sostenibles en todos los sectores.
  4. Resiliencia a largo plazo: Las empresas sostenibles están mejor preparadas para enfrentar los desafíos futuros, como el cambio climático y la escasez de recursos.

Aplicar ESG en locales comerciales  o negocios de venta al por menor, abarca desde la eficiencia energética en tiendas y almacenes hasta la responsabilidad social corporativa y la transparencia en la cadena de suministro.

Gestión eficiente de suministros en el sector retail: El corazón de la sostenibilidad

El sector retail en España, aunque es un importante contribuyente al PIB (el año pasado registró el mayor crecimiento anual de volumen de ventas minoristas de la Unión Europea con un 6,1%), tiene un significativo impacto ambiental.

La demanda energética en el caso de los comercios es mucho mayor que la de un hogar, llegando a destinar más del 10% de los ingresos anuales al pago de la factura de la luz.  

Por ello, la gestión de los suministros de luz, así como de agua y gas, es un punto de partida fundamental para cualquier estrategia ESG en el sector retail. 

Eficiencia energética

Un estudio de la Comisión Europea estima que las empresas europeas podrían ahorrar hasta un 30% en su factura energética implementando medidas de eficiencia. Estos son algunos consejos prácticos:

  • Iluminación LED: Reemplazar las bombillas tradicionales por LED reduce significativamente el consumo energético y la factura de la luz.
  • Sensores de movimiento: Instalar sensores de movimiento en áreas de poco tráfico asegura que las luces solo se enciendan cuando sea necesario.
  • Sistemas domóticos o inteligentes: Existen múltiples soluciones para hacer un uso controlado de los aparatos eléctricos a través de sistemas domóticos o inteligentes que permiten apagar los dispositivos cuando no están en uso.
  • Aprovechamiento de la luz natural: Diseñar tiendas y almacenes para maximizar la entrada de luz natural reduce la necesidad de iluminación artificial.
  • Conocer y controlar el consumo de energía: Considerando que el consumo eléctrico de un negocio depende de factores como el tipo de actividad y el equipamiento necesario para el mismo, así como de las dimensiones del local y los horarios de consumo, realizar un estudio que permita considerar la potencia contratada vs. la potencia que realmente se necesita, ayuda a elegir tarifas de luz adecuadas para ello. Una vez definidas las necesidades, se requiere tener un control sobre las facturas energéticas y monitorizar el consumo energético. Esto permite tener controlados los costes operativos, impactando en los márgenes de beneficio.
  • Instalación de placas solares: Se establecen como unas buenas medidas para generar tu propia energía limpia y reducir costes de electricidad.
  • Fuentes de energía renovable: El uso de fuentes de energía renovable también disminuye la huella de carbono.

Uso responsable del agua

Las medidas estrella para hacer un uso del agua de forma más consciente en la fabricación y que aminoren los costes, disminuya la presión y demanda sobre los recursos hídricos e impacto ambiental, y se puedan mantener las industrias basadas en este recurso, son:

  • Sistemas de ahorro: Instalar grifos y cisternas de bajo consumo, así como sistemas de reciclaje de agua, reduce el consumo de agua potable.
  • Mantenimiento y detección de fugas: Realizar un mantenimiento regular y emplear tecnologías para la detección y reparación rápida de fugas.
  • Reutilización del agua de lluvia: Recolectar y utilizar agua de lluvia para riego o limpieza es una excelente práctica sostenible.
  • Tecnologías de recirculación: Implementar sistemas que reciclen y reutilicen el agua en diferentes etapas del proceso de fabricación.
  • Equipos eficientes y optimización de procesos: Medidas que reduzcan la cantidad de agua por unidad de producción. Utilizar maquinaria y equipos de producción que sean más eficientes en el uso del agua.
  • Capacitación y conciencia: Formar a los empleados sobre la importancia del ahorro de agua y las prácticas eficientes en la empresa retail, impulsando la concienciación desde el personal que trabaja en planta para la mejora de estas prácticas de gestión del agua.

Reducción del consumo de gas

  • Calderas eficientes: Invertir en calderas de alta eficiencia energética reduce el consumo de gas y las emisiones de CO2.
  • Aislamiento térmico: Un buen aislamiento en techos, paredes y ventanas minimiza la pérdida de calor y la necesidad de calefacción.
  • Mantenimiento regular: Realizar revisiones periódicas de las instalaciones de gas garantiza su funcionamiento óptimo y seguro.

Monitorización y control de suministros para reducir el impacto ambiental

La gestión eficiente de los suministros, como luz, agua y gas, reduce costes operativos y disminuye el impacto ambiental. La monitorización de estos suministros ha adquirido una importancia esencial para identificar áreas de mejora y optimizar su uso.

Entre estas áreas de mejora están las de trabajar en identificar ineficiencias, cumplir normativas, mejorar la sostenibilidad y asegurar transparencia y responsabilidad corporativa. Las empresas que adoptan estos sistemas pueden mejorar su reputación y atraer a clientes más conscientes del medio ambiente, mientras genera un retorno significativo en la sociedad.

Herramientas digitales para medir la huella de carbono

Varias herramientas digitales pueden ayudar a las empresas de retail a medir y reducir su huella de carbono, como BBVA One View, Logan o Calculatuhuelladecarbono.com. Estas herramientas facilitan el control del consumo de energía, la reducción de emisiones y la implementación de estrategias de eficiencia energética.

Por un lado, BBVA incorporó en 2020, con el objetivo de afrontar la desescalada durante la crisis sanitaria, una nueva funcionalidad al agregador financiero One View permitiendo que las empresas conozcan la cantidad de gases de efecto invernadero que emiten con su actividad diaria. Gracias al análisis de datos se aporta información valiosa a los negocios para ser conscientes de su impacto en el planeta.

En la misma línea encontramos Logan, una empresa de big data y publicidad que ha desarrollado ‘Net Zero Ads’ dando la posibilidad a las empresas de medir, reducir y compensar la huella de carbono de sus campañas publicitarias en el entorno digital.

En cuanto a calculatuhuelladecarbono.com, se trata de otro software para controlar las emisiones de carbono. A través de la herramienta te ayudan a reducir la huella de carbono y a ahorrar en el consumo de combustible y el resto de fuentes energéticas.

Por nuestra parte, con el software de Polaroo puedes tener una visión categorizada por cada suministro de tu inmueble, de modo que analizando datos de las facturas digitalizadas puedas tener mayor información sobre los consumos del negocio y adoptar estrategias más sostenibles. Además, el equipo de expertos trabaja en estudios de optimización para aportar información reciente de tarifas con el objetivo de aplicar puntos de mejora y medidas de ahorro en los consumos de suministros básicos. Con ello, llevar a cabo medidas para reducir la huella de carbono se hace más sencillo.

El futuro del retail: Sostenible y rentable

El sector retail está en un proceso de transformación digital, que también implica mejoras en la eficiencia energética. La adopción de tecnologías avanzadas y soluciones digitales está destinada a optimizar el consumo de energía y reducir la huella de carbono del sector​.

Por ello, los criterios ESG están redefiniendo el desarrollo de las empresas para que adopten una visión más sostenible con la sociedad y el medioambiente. Las empresas que implementen prácticas sostenibles en la gestión de sus suministros no solo estarán cumpliendo con las expectativas de los consumidores y la legislación vigente, sino que también estarán construyendo un futuro más resiliente y rentable. La inversión en eficiencia energética y la adopción de tecnologías innovadoras son pasos clave hacia un sector retail más verde y competitivo.